Han leído nuestros comentarios:

sábado, 2 de febrero de 2013

El Gato Con Botas


 
Y continuamos haciendo un repaso por estos modernos "tanques" de la Animación que han ido estrenándose -con notable suceso- en los últimos tiempos. Ahora es el turno del Gato Con Botas, aquél personaje del inmortal cuento popular europeo que Charles Perrault publicara en 1697! Lo cierto es que las nuevas generaciones seguramente deben creer que el origen de este añejo personaje son las películas de la saga "Shreck", pero no, niños... infórmense mejor, el mundo no comenzó en los 2000's.

Pues bien, si del Gato Con Botas nos vamos a ocupar, nos vemos en la obligación de mencionar, que siendo fanáticos del cine de Animación tal cual somos, esta adaptación a la pantalla grande creada por los Estudios DreamWorks Animation, no nos convenció demasiado... Es más, es la que menos nos gustó de una nutrida seguidilla de títulos del estilo, que hemos visto. Cuestión de pareceres, como siempre aclaramos.

La misma es presentada a modo de precuela de "Shreck II", antes de que el personaje del título se tope con el ogro verde, culpable en gran medida de su actual revival. En ella, el Gato se ve impulsado a lavar un poco su buen nombre (?) y limpiar su prontuario de los cargos que se le impugnan, que lo han transformado en un felino proscripto. A su vez, anda en la ardua tarea de robarles a otros ladrones, una peligrosa pareja llamada Jill y Jack, unos frijoles mágicos. Para esto deberá competir con su símil femenina: Kitty Patas Suaves. Esta se encargará de conducir al héroe (o anti héroe?) hacia su ex amigo, el huevo traidor (???), Humpty Dumpty; quien solicitará la ayuda de su antiguo (pero ahora receloso y desconfiado) camarada gatuno. Para qué? Para apoderarse de los frijoles mágicos. Si, de los mismos.

Por supuesto, uno no espera que este tipo de films animados sean un ensayo para doctorados en física cuántica, pero honestamente, todo ese delirio en el guión nos produjo dos sensaciones, ambas negativas: la primera, poquísima identificación con los personajes... demasiado delirantes: un huevo que habla, traiciona, roba, etc.... Tranquilo huevo, aún en los dibujos animados eres eso... un simple huevo. Luego, la personalidad del Gato, con esa voz de seductor de telenovelas baratas, mmmmmmm... Y eso que la voz la pone Antonio Banderas, eh. Lo que debería otorgarle un plus positivo al personaje, no negativo...
La segunda sensación cierta que nos quedó es que, a diferencia de la mayoría de las películas animadas que pueden verse actualmente, El Gato Con Botas es solamente para niños, y niños pequeños, además. La verdad que interpretamos como sumamente difícil que un adulto pueda engancharse en esta trama, ni siquiera un adolescente. Pero bueno, es una cuestión de gustos, nada más. Nada personal, señor Gato.

Tampoco las técnicas implementadas en la película nos han impactado demasiado, pero eso a esta altura puede ser consecuencia de todo lo antes mencionado. Ya parece que nada en El Gato Con Botas nos va a agradar, ni siquiera el hecho de que la voz de Kitty esté a cargo de la espectacular Salma Hayek, o que también participen por medio de sus cuerdas vocales, actores destacados como Billy Bob Thornton o Guillermo Del Toro. Producción aquí es lo que ha sobrado, de modo que... debemos ser nosotros, ya lo dijimos.

El director se llama Chris Miller, quien en dicho rol tiene como antecedente haber dirigido "Shreck Tercero". Y dentro de la banda sonora aparece la famosísima Lady Gaga. Qué más podemos agregar...? Recomendable para menores de cinco años.

Título: "El Gato Con Botas" ("Puss In Boots")
Año: 2011
Origen: Estados Unidos
Director: Chris Miller
Duración: 90 minutos
Calificación: ☻☻☻☻☻


Comentario por Javier Parente, para OXIDO.-  

No hay comentarios:

Publicar un comentario