Han leído nuestros comentarios:

jueves, 26 de enero de 2012

Las Aventuras de TinTín: El Secreto del Unicornio


Durante aquéllos queridos años 70's en los cuales quien escribe estas líneas transitaba su niñez, supo haber un personaje creado por un genial autor de origen belga que fascinaba y encantaba con sus aventuras, publicadas en formato de tira a lo largo de dos páginas del legendario semanario infantil Billiken. El artista nacido en Bélgica se llamaba Georges Remi, aunque era más conocido por su seudónimo Hergé. Y el personaje en cuestión era un joven reportero de divertido aspecto que respondía al nombre (o apellido?) de TinTín.

Pasaron muchos años desde su primera aparición en 1929, y TinTín se transformó en objeto de culto de cientos de miles de personas a lo largo del orbe. Algo de ello debe haberle interesado mucho a los productores / directores Steven Spielberg y Peter Jackson (Necesitan sus pergaminos para ubicarlos...? Sin dudas que no!) para dar forma a esta versión animada ultramoderna de aquél peculiar, sagaz y pintoresco reportero, junto a su nutrida galería de personajes colegas.

Desde el punto de vista visual, "Las Aventuras de TinTín: El Secreto del Unicornio" (primera entrega de una trilogía) roza la perfección. Increíble animación tan humanizada, que por momentos cuesta discernir si algunos personajes son seres humanos reales o simples dibujos. Es impresionante el avance de las técnicas en este punto, de modo que por ese lado sólo resta calificar como "brillante" al film.

La trama argumental muestra a TinTín y su perro Milú enredados en la búsqueda de un tesoro escondido por un antepasado de su amigo y compañero el Capitán Haddock, cuya ubicación reza en tres papiros diferentes, ocultos en modelos en miniatura del barco conocido como "Unicorn". El malvado coleccionista Sakharine secuestra a TinTín y a Milú tratando de dar con el paradero de los documentos que lo lleven al tesoro. Todos embarcan con destino a Marruecos, en una nave que era capitaneada por Haddock, antes de caer en manos de Sakharine, víctima de su afición al alcohol.

De más está contarles que TinTín y Haddock se amotinarán contra los delincuentes bajo el mando de Sakharine, y en sus momentos de lucidez -que no son demasiados- Haddock irá contándole a TinTín la historia de su ancestro Sir Francis Haddock, y de cómo decidió ocultar el tesoro para ponerlo fuera de las garras de otro antepasado, pero en este caso del malvado Mr. Sakharine.

La acción se desarrolla intensamente, en numerosos pasajes de la película, en muchos casos vertiginosa. Muy vertiginosa, deberíamos decir. Al mejor estilo de las andanzas del viejo Indiana Jones ochentero. Igualmente no todo en el filme es velocidad, hay varios tramos calmos, que en tren de buscarle defectos, podríamos tildar de lentos y hasta quizás un poquito tediosos. Pero realmente son solamente detalles, aspectos del film que no alcanzan a empañar el balance final.

El punto más negativo de "Las Aventuras de TinTín" fue que nos tocó ver en el cine una copia doblada al castellano. Y realmente ese detalle es nefasto, espantoso. Siempre hemos sido mortales enemigos de estos avergonzantes e invasivos doblajes, y en este caso, nos ha servido para cimentar más aún nuestro parecer. Hay muchos pasajes del film en los cuales, lo que los personajes dicen directamente no se entiende. O nosotros estamos sordos o defectuosos los parlantes de nuestro cine, tal vez. Pero les aseguramos que en los diálogos en voz baja -o peor aún, en los susurrados- fue imposible conectarse con los parlamentos. Le pasó a quien escribe, y consultados otros espectadores, la respuesta fue la misma. Y este detalle desvaloriza el producto, al menos por estas latitudes.

No obstante lo descripto en el párrafo anterior, "Las Aventuras de TinTín" es una joya de la animación moderna, repleta de gags y guiños interesantes, que atraerán mucho más a los viejos seguidores de la historieta, que a las nuevas generaciones. De ningún modo nos parece una obra destinada con exclusividad a niños; e incluso creemos que los adultos pueden llegar a disfrutar tanto o más que ellos. El trabajo de dirección realizado por Steven Spielberg es el único que se puede esperar de tamaño peso pesado del cine mundial: impecable. Lo cual redondea un fenomenal entretenimiento, una auténtica gema de la tecnología cinematográfica del siglo XXI...

Título: "Las Aventuras de TinTín: El Secreto del Unicornio"
Año: 2011
Origen: Estados Unidos / Nueva Zelandia
Director: Steven Spielberg
Duración: 107 minutos
Calificación: ☻☻☻☻☻☻☻

Comentó: Javier Parente, para OXIDO.-

1 comentario: