Han leído nuestros comentarios:

jueves, 26 de enero de 2012

Las Aventuras de TinTín: El Secreto del Unicornio


Durante aquéllos queridos años 70's en los cuales quien escribe estas líneas transitaba su niñez, supo haber un personaje creado por un genial autor de origen belga que fascinaba y encantaba con sus aventuras, publicadas en formato de tira a lo largo de dos páginas del legendario semanario infantil Billiken. El artista nacido en Bélgica se llamaba Georges Remi, aunque era más conocido por su seudónimo Hergé. Y el personaje en cuestión era un joven reportero de divertido aspecto que respondía al nombre (o apellido?) de TinTín.

Pasaron muchos años desde su primera aparición en 1929, y TinTín se transformó en objeto de culto de cientos de miles de personas a lo largo del orbe. Algo de ello debe haberle interesado mucho a los productores / directores Steven Spielberg y Peter Jackson (Necesitan sus pergaminos para ubicarlos...? Sin dudas que no!) para dar forma a esta versión animada ultramoderna de aquél peculiar, sagaz y pintoresco reportero, junto a su nutrida galería de personajes colegas.

Desde el punto de vista visual, "Las Aventuras de TinTín: El Secreto del Unicornio" (primera entrega de una trilogía) roza la perfección. Increíble animación tan humanizada, que por momentos cuesta discernir si algunos personajes son seres humanos reales o simples dibujos. Es impresionante el avance de las técnicas en este punto, de modo que por ese lado sólo resta calificar como "brillante" al film.

La trama argumental muestra a TinTín y su perro Milú enredados en la búsqueda de un tesoro escondido por un antepasado de su amigo y compañero el Capitán Haddock, cuya ubicación reza en tres papiros diferentes, ocultos en modelos en miniatura del barco conocido como "Unicorn". El malvado coleccionista Sakharine secuestra a TinTín y a Milú tratando de dar con el paradero de los documentos que lo lleven al tesoro. Todos embarcan con destino a Marruecos, en una nave que era capitaneada por Haddock, antes de caer en manos de Sakharine, víctima de su afición al alcohol.

De más está contarles que TinTín y Haddock se amotinarán contra los delincuentes bajo el mando de Sakharine, y en sus momentos de lucidez -que no son demasiados- Haddock irá contándole a TinTín la historia de su ancestro Sir Francis Haddock, y de cómo decidió ocultar el tesoro para ponerlo fuera de las garras de otro antepasado, pero en este caso del malvado Mr. Sakharine.

La acción se desarrolla intensamente, en numerosos pasajes de la película, en muchos casos vertiginosa. Muy vertiginosa, deberíamos decir. Al mejor estilo de las andanzas del viejo Indiana Jones ochentero. Igualmente no todo en el filme es velocidad, hay varios tramos calmos, que en tren de buscarle defectos, podríamos tildar de lentos y hasta quizás un poquito tediosos. Pero realmente son solamente detalles, aspectos del film que no alcanzan a empañar el balance final.

El punto más negativo de "Las Aventuras de TinTín" fue que nos tocó ver en el cine una copia doblada al castellano. Y realmente ese detalle es nefasto, espantoso. Siempre hemos sido mortales enemigos de estos avergonzantes e invasivos doblajes, y en este caso, nos ha servido para cimentar más aún nuestro parecer. Hay muchos pasajes del film en los cuales, lo que los personajes dicen directamente no se entiende. O nosotros estamos sordos o defectuosos los parlantes de nuestro cine, tal vez. Pero les aseguramos que en los diálogos en voz baja -o peor aún, en los susurrados- fue imposible conectarse con los parlamentos. Le pasó a quien escribe, y consultados otros espectadores, la respuesta fue la misma. Y este detalle desvaloriza el producto, al menos por estas latitudes.

No obstante lo descripto en el párrafo anterior, "Las Aventuras de TinTín" es una joya de la animación moderna, repleta de gags y guiños interesantes, que atraerán mucho más a los viejos seguidores de la historieta, que a las nuevas generaciones. De ningún modo nos parece una obra destinada con exclusividad a niños; e incluso creemos que los adultos pueden llegar a disfrutar tanto o más que ellos. El trabajo de dirección realizado por Steven Spielberg es el único que se puede esperar de tamaño peso pesado del cine mundial: impecable. Lo cual redondea un fenomenal entretenimiento, una auténtica gema de la tecnología cinematográfica del siglo XXI...

Título: "Las Aventuras de TinTín: El Secreto del Unicornio"
Año: 2011
Origen: Estados Unidos / Nueva Zelandia
Director: Steven Spielberg
Duración: 107 minutos
Calificación: ☻☻☻☻☻☻☻

Comentó: Javier Parente, para OXIDO.-

viernes, 6 de enero de 2012

Centurión


"Centurión" es una producción anglo francesa que se inscribe dentro del género épico, aunque sin la gran prensa ni posibilidades comerciales de otras obras similares como "Cruzada" o "Rey Arturo", por nombrar sólo un par. Menores recursos y también menor presupuesto que aquéllas, como así también, interpretación a cargo de actores de menor relieve, provenientes de distintos países europeos. Una multinacional actoral, se podría decir.

El guión nos muestra a un valiente legionario romano, Quintus Dias (rol jugado por el alemán Michael Fassbender, también partícipe de "300"), como el único sobreviviente después de un asalto a modo de guerrilla llevado a cabo por una tribu picta contra un fuerte romano en Bretaña, en pleno año 117 D.C.. Capturado por los enemigos pictos, el soldado logra escapar siendo auxiliado en su huída por varios romanos que sirven a las órdenes del General Titus Virilus (el actor británico Dominic West). Quintus Dias se une al ejército de Virilus, conocido como la Novena Legión. La misión que intentarán llevar a cabo consiste en dar caza y exterminar al líder picto, Gorlacon (el danés Urlich Tomsen).

Un personaje fundamental en la trama es el de Etain, a cargo de la belleza ucraniana Olga Kurylenko (a quien vimos en "007: Quantum of Solace"). Etain es una sagaz rastreadora muda, que conducirá a los legionarios en la búsqueda de Gorlacon. Y siguiendo con nuestra política de no revelar detalles fundamentales de los films que comentamos (los cuales puedan afectar el factor sorpresa que tanto deleite les causa a los espectadores), nada diremos acerca del porqué pasa a ser tan fundamental la susodicha Etain en el guión de "Centurión". Sí diremos que lo que sigue nos trae una buena medida de violencia, combates y sangre, aunque tampoco en cantidades abusivas.

Arreglándose con lo que tiene, el director (y escritor) Neil Marshall (el cual posee tan sólo cuatro largometrajes en su haber, y dos de ellos muy reconocibles: "El Descenso" y "Doomsday - El Día del Juicio") se las ingenia para entregar un producto ágil, llevadero y entretenido. Es bastante lograda la fotografía, con acciones que se desarrollan a través de helados paisajes boscosos. Los efectos visuales donde aparece la sangre (o sea, en medio de los combates) mantienen el estilo caricaturesco que pudimos apreciar en "300".

Respecto a las labores actorales, es bastante convincente el trabajo de Michael Fassbender en la piel de Quintus Dias. Y la ucraniana Kurylenko le otorga una helada fiereza a Etain, la principal figura femenina. Se percibe su poder a través de su hermética mirada. Atrapante.

"Centurión" se revela como una buena muestra de cine épico / bélico, que cumple sobradamente con su misión de entretener. Recurriendo a un simple juego de palabras: se trata de un correcto filme que cuenta un capítulo de la historia universal, pero que tampoco logrará escribir un párrafo inolvidable en la otra historia, la del cine.

Título: "Centurión"
Año: 2010
Origen: Reino Unido / Francia
Director: Neil Marshall
Principales intérpretes: Michael Fassbender, Olga Kurylenko y Dave Legeno
Duración: 97 minutos
Calificación: ☻☻☻☻☻☻☻

Comentó: Javier Parente, para OXIDO.-

jueves, 5 de enero de 2012

El Mundo Mágico de Terabithia


"El Mundo Mágico de Terabithia" ("Bridge to Terabithia", en el original) es un film producido y creado por los Estudios Walt Disney. Si comenzamos por ese detalle, y le sumamos la hermosa imagen del póster oficial de la película, podemos imaginarnos un tipo de cine con el cual no nos encontraremos a medida que avanza el metraje. No, sin dudas "El Mundo Mágico de Terabithia" se diferencia de las típicas producciones Disney, veamos el porqué.

La historia comienza mostrándonos a un jovencito llamado Jess (interpretado por Josh Hutcherson, quien supo tener participaciones en "El Expreso Polar" y "Viaje al Centro de la Tierra", entre otras) de carácter solitario e introvertido, quien tiene serias dificultades de integración en el colegio al cual concurre. La familia de Jess, compuesta por sus padres (con quienes también mantiene una distante y fría relación) y tres hermanas (solamente la más pequeña de las mismas, llamada May Belle -encarnada por una excelente y muy expresiva actriz que contaba con apenas siete años al momento de esta filmación, llamada Bailee Madison- se siente feliz estando en compañía de Jess) viven en una casa campestre alejada de la ciudad, lo cual tampoco ayuda a que el taciturno Jess tenga demasiados amigos.

Un buen día se produce el arribo al colegio de Leslie (la muy bonita AnnaSophia Robb, a quien viéramos en "Charlie y la Fábrica de Chocolate"), una jovencita de aspecto entre irreverente y divertido, con un carácter muy diferente al de Jess, alegre y simpática. Ambos descubrirán prontamente que tienen dos cosas en común: son muy veloces en las carreras escolares de atletismo, y los dos sufren el rechazo y la hostigación de algunos de sus compañeros. Sumado al hecho de que son vecinos en la zona rural, pronto darán forma a una fuerte amistad, con muestras de recíproco cariño.

Como una manera de aislarse de la gente y de las actitudes que los mortifican, el joven dueto concebirá en sus mentes un mundo imaginario en medio de la foresta, llamado Terabithia, del cual pasan a formar parte cada vez que cruzan un angosto riachuelo ayudándose por una cuerda. Hasta allí llegan las similitudes con el estilo nato de las producciones Disney, mezcla de realidad y fantasía.

Pero la realidad avasallará a la fantasía durante la segunda mitad de la película, merced a un hecho determinante que cambiará la vida de los personajes y el rumbo de los acontecimientos. No nos detendremos a contarlo para que aquellos que no vieron el film, puedan disfrutarlo mejor si así deciden hacerlo. Tan sólo diremos que a partir de lo que ocurre en ese quiebre de la trama, "El Mundo Mágico de Terabithia" pasa a ser una obra más dura y menos candorosa que la mayoría de sus congéneres pergeñadas bajo la tutela de los famosos estudios hollywoodenses.

Sin ser ninguna maravilla, "El Mundo Mágico de Terabithia" es una película interesante y entretenida, aunque las buenas intenciones terminan diluyéndose al no quedar del todo claro cuál fue la idea principal al momento de su filmación: no es la clásica producción ambientada en un mundo de ensueño para niños, ni tampoco parece que pueda llegar a ser muy del gusto del público adolescente.
Los efectos especiales nunca pasan de discretos, y la dirección a cargo del húngaro Gabor Csupo (fue su ópera prima) tampoco avanza más allá de lo regular.

Los dos puntos más altos son las actuaciones de las jovencitas AnnaSophia Robb, luminosa y locuaz en su rol de Leslie Burke; y de quien se roba todas las palmas y simpatías, la pequeña Bailee Madison, terriblemente expresiva, a quien el calificativo de "adorable" le sienta perfectamente.

Recomendable sólo a medias, como para alguna noche donde no haya demasiadas opciones para ver, "El Mundo Mágico de Terabithia" puede tranquilamente esperar su momento. Seguramente no les desagradará a quienes la vean, pero tampoco la recordarán durante demasiado tiempo.

Título: "El Mundo Mágico de Terabithia" ("Bridge to Terabithia")
Año: 2007
Origen: Estados Unidos
Director: Gabor Csupo
Principales intérpretes: Josh Hutcherson, AnnaSophia Robb y Zooey Deschanel
Duración: 96 minutos
Calificación: ☻☻☻☻☻☻

Comentó: Javier Parente, para OXIDO.-