Han leído nuestros comentarios:

lunes, 29 de octubre de 2012

Los Otros (2001)


"Los Otros", film rodado a principios de la década pasada, bajo la dirección del chileno Alejandro Amenábar, se transformó rápidamente en una de las películas favoritas de quien escribe, al punto de haberla visto no menos de una decena de veces, y disfrutando plenamente cada una de ellas. Hay dos enormes méritos en esta obra, los secretos de su gran atractivo: por un lado, el genial trabajo de este joven cineasta nativo de Santiago de Chile, a su vez también guionista (lo cual agranda su logro); y por otro, la performance descomunal de esa actriz de primerísima línea que es la hawaiana Nicole Kidman, a quien hemos visto brillar en largometrajes como "Batman Forever", "Moulin Rouge" o "La Intérprete". Igualmente, a nuestro modesto entender, es en "Los Otros" donde alcanza su máxima expresión actoral.

La historia muestra a Grace Stewart (Kidman), una mujer con férreas convicciones religiosas y de muy fuerte carácter, que vive sola junto a sus dos pequeños hijos en una lúgubre mansión ubicada en Jersey, alejada de prácticamente todo contacto con la civilización. La acción se sitúa a mediados de la década del 40', tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial. Grace se encuentra a la espera de que su esposo Charles (Christopher Eccleston) regrese del frente de batalla. Mientras tanto, lleva adelante su solitaria vida acompañada tan sólo por sus dos pequeños: Ann (Alakina Mann) y Nicholas (James Bentley). Los niños son víctimas de una extraña enfermedad que no les permite estar en contacto directo con la luz diurna, dado que son fotosensibles al extremo. Por ende, la casona se transforma en un oscuro y tétrico sitio, carente de toda alegría, donde Grace misma lleva adelante la educación de ambos infantes.

Las cosas comenzarán a tomar un cariz sobrecogedor a partir del ingreso en la casa de una dama llamada Bertha Mills (Fionnula Flannagan), quien llega para trabajar como ama de llaves, acompañada de un jardinero algo tosco, Edmund Tuttle (Eric Sykes) y de una joven muda psíquicamente perturbada, Lydia (Elaine Cassidy). Extraños sucesos irán desarrollándose en el interior de la vivienda, que lleva a Grace a suponer que hay presencias sobrenaturales allí adentro. La posterior llegada de Charles, surgido desde la nada en medio de la niebla circundante, tampoco ayudará a clarificar los pensamientos de su atribulada esposa.

"Los Otros" es una película fascinante, oscuramente intranquilizadora. El suspenso está excepcionalmente trabajado, e incluso algunas escenas coquetean con un terror moderado (el mejor ejemplo es aquélla en la cual Grace ingresa en la habitación donde Ann se encuentra de espaldas, jugando en el suelo con el vestido que su mamá le pidió que no ensuciara...), y no hay dudas de que el gran culpable de esto es Alejandro Amenábar. La densa -y tensa- atmósfera que transmite la historia, dentro de los confines de esa deprimente mansión en medio del bosque húmedo y neblinoso, pone a prueba permanentemente los nervios del espectador.

La labor actoral de Nicole Kidman (esta película por momentos se transforma en un unipersonal a su cargo) es suprema. Dota a su Grace de una credibilidad inmensa, llegando al punto límite en la escena del final. Una actriz brillante, en todo su esplendor. Y son sencillamente conmovedores los desempeños de ambos vástagos, pero muy especialmente el de James Bentley, cuyo debut cinematográfico se produjo en este film. Inexplicablemente, el pequeño Bentley sólo filmó otra película después de "Los Otros", que fue "Llámame Peter", en 2004. Cuesta entender el porqué no ha tenido continuidad un jovencito con tamaño potencial talento. El mismo caso se dio con la niña Alakina Mann, quien sólo participó en "La Joven de la Perla" (2003), luego de este trabajo. Y para estar a tono, el mismísimo Amenábar solamente dirigió un filme más después de éste: "Mar Adentro", de 2004.

Para nosotros, "Los Otros" es una obra maestra del suspenso, a la vez que una historia muy conmovedora, donde las labores actorales son tan preponderantes que los personajes cobran vida y protagonismo propio, hasta rozar el calificativo de inolvidables. Recomendable desde todo punto de vista!

Título:  "Los Otros" ("The Others")
Año: 2001
Origen: Estados Unidos / España / Francia / Italia
Director: Alejandro Amenábar
Principales intérpretes: Nicole Kidman, Fionnula Flanagan y Christopher Eccleston.
Duración: 101 minutos
Calificación: ☻☻☻☻☻☻☻☻☻

Comentario: Javier Parente, para OXIDO.-


   

miércoles, 24 de octubre de 2012

Valiente (Brave)


Y los Estudios Disney / Pixar lo hicieron de nuevo. Otra genialidad, otra obra maestra. Otra producción animada que quedará en los anales del género, escribiendo la historia a cada paso. Otra sorpresa imposible de describir con palabras. Qué podemos decir? Que los personajes animados son cada vez más humanos...? Que poseen gestos y actitudes que los convierten, casi, en intérpretes de carne y hueso...? Que a algunos animales tenemos que mirarlos detenidamente, de arriba a abajo, para poder discernir si son reales o no...? Que los paisajes son fotografías...? Sigue habiendo capacidad de asombro, señores. Esta nueva joyita concebida desde la genialidad de estos dos enormes estudios de animación consigue algo que a esta altura ya no es moneda corriente en el mundo del Séptimo Arte: nos deja con la boca abierta!

El triunvirato compuesto por Mark Andrews, Brenda Chapman y Steve Purcell son los responsables de la dirección de "Brave", como así también del libro cinematográfico. Las voces de los principales personajes (la familia Real) son aportadas por Kelly Macdonald, Billy Connolly y Emma Thompson.

La trama gira en torno a Mérida, una joven princesa escocesa, adolescente un tanto rebelde, con gran habilidad en la arquería y corazón muy valeroso. Sus padres, los reyes, han organizado una justa de arco y flecha, donde se presentarán príncipes de otros reinos, en aras de lograr el premio mayor: unirse en matrimonio -precisamente- con Mérida. La Reina Elinor, aferrada a antiguas tradiciones, parece incapaz de comprender que su hija desea encontrar por sí misma el amor, y trazar su propio camino en la vida. Claro que tales sanas intenciones no eran muy comunes entre las clases dominantes, en los tiempos medievales durante los cuales se desarrolla la historia.

Por ende, decidida a disponer de su vida hasta las últimas consecuencias, Mérida se enfrenta a su madre, que sin dudas la ama, pero que trata de mantener las riendas sobre la conducta de su hija. Todo esto ante la pasividad de su padre -el Rey Fergus-, quien se ve permanentemente superado por el carácter de las mujeres reales. Mérida hallará ayuda en una bruja a la cual encuentra en el bosque, quien le entregará una pócima cuyos efectos -que no relataremos aquí- harán que todo se escape del control de la joven princesa. Esta se verá obligada por las circunstancias, a reveer sus actos y poner a prueba sus férreas convicciones...

La película es bellísima por donde se la analice. Por supuesto, la estética visual -máxime tratándose de un film animado- es lo que impacta en mayor grado. El nivel de perfección de este tipo de obras ha llegado a niveles supremos. Y obviamente, no está excenta de un mensaje positivo, representado en la dura prueba que debe enfrentar Mérida para defender lo que cree correcto. Los personajes poseen altísimas dosis de simpatía y carisma, muy especialmente padre e hija, quienes transmiten ese tan humano sentimiento de ser de tal palo tal astilla, y no solamente nos estamos refiriendo a sus graciosas y profusas cabelleras rojizas... 

Una de las mejores producciones animadas que hayamos tenido oportunidad de ver. Recomendable para cualquier edad y todo tipo de públicos...

Título: "Valiente" ("Brave")
Año: 2012
Origen: Estados Unidos
Directores: Mark Andrews, Brenda Chapman y Steve Purcell
Duración: 100 minutos
Calificación: ☻☻☻☻☻☻☻☻☻

Comentario: Javier Parente, para OXIDO.-

martes, 2 de octubre de 2012

Furia de Titanes II (2012)


"Wrath of the Titans", también conocida como "Ira de Titanes", o, como se la llamó en Argentina -erróneamente- "Furia de Titanes II", vendría a presentarse como una continuación de aquélla "Clash of the Titans" estrenada un par de años antes, donde seguíamos el peregrinar del joven semidiós Perseo a través de la riquísima historia de la Mitología Griega, buscando vengarse de su tío el Dios Hades, por la muerte de sus padres -humanos- adoptivos, una familia de pescadores. En la anterior entrega, el atribulado Perseo lograba aniquilar al monstruoso y colosal Kraken, y habiendo logrado una suerte de reconciliación con su verdadero padre, el Dios Zeus, salvaba al cierre de la historia la vida de la princesa Andrómeda.

Ahora, en esta nueva aventura, una década ha transcurrido desde aquéllos hechos, y Perseo (nuevamente interpretado por el carismático pero inexpresivo Sam Worthington) lleva una vida bastante tranquila en una aldea junto a su hijo Helius (John Bell). Esta calma durará poco, porque Perseo se enterará de un nefasto plan llevado a cabo por el pérfido Hades (también interpretado por el mismo gran actor de la primera entrega, Ralph Fiennes) y por su propio medio hermano, Ares (Dios de la Guerra, rol jugado por el venezolano Edgar Ramírez), para quitarle su poder a Zeus (otra vez, el magnífico Liam Neeson). Hades y Ares tienen como consigna la liberación del padre de Zeus, de Poseidón (Danny Huston) y del mismo Hades, o sea: Kronos. Kronos -representado en el film por una imponente figura humanoide de fuego- es el antiguo líder de los Titanes, hechos prisioneros por los Dioses. Zeus, Hades y Poseidón han confinado a Kronos (como dijimos, su propio padre) al tenebroso Abismo de Tártarus, desde donde planean liberarlo ahora el mismo Hades con la ayuda del traidor Ares. Perseo tomará en sus manos la misión de ir en rescate de Zeus, quien debilitado por la falta de fé de la humanidad en sus Dioses, irá perdiendo paulatinamente poder, el cual será absorvido por el inmenso Kronos para poder liberarse.

El argumento es interesante -toda la Mitología Griega lo es, de hecho- pero del film en sí no puede decirse lo mismo. Está bastante por debajo de "Furia de Titanes", que dicho sea de paso, tampoco era una obra maestra, pero al menos contaba con un factor del cual adolece esta "Ira de Titanes": era muy pero muy entretenida. Mientras que esta "secuela" apenas llega a la categoría de "llevadera".

Cierto es que los actores son casi todos los mismos -al menos en los roles más importantes-, pero ni siquiera el hecho de contar con figuras tan taquilleras alcanza para salvar el incendio. Quizás aquella "Furia de Titanes" contaba con personajes más atractivos o carismáticos, tales como Caronte o las Brujas Greas. O simplemente la historia ha perdido sorpresa y originalidad, entonces por momentos todo se torna un poco tedioso y previsible.

Los efectos especiales son importantes, como en toda producción de este estilo que se precie. A modo de ejemplo, esa grotesca e imponente figura del Kraken ha sido reemplazada por otra igualmente impresionante, la de Kronos. Pero tampoco eso suma demasiado a la hora de otorgarle mucho crédito al film.

Las actuaciones son discretas en todos los casos: grandiosos actores como Neeson o Fiennes están desaprovechados en estos papeles que les exigen tan poco. Y Worthington, bueno... su rostro es tan impasible como su capacidad para generar ganancias.

El director es el sudafricano Jonathan Liebesman, con escasos antecedentes, y ninguno de relieve ("Invasión a la Tierra", siendo generosos). Su labor es bastante más pobre que la de su predecesor, Louis Leterrier.
Un detalle quizás menor, pero que vale la pena mencionar, es que "Ira de Titanes" dura menos de cien minutos, una extensión menor para una producción de tintes tan épicos. Quizás era señal de que en esta "Furia de Titanes II" no había demasiado por contar... Y eso que estaba la Mitología Griega de por medio!

Título:  "Furia de Titanes II" ("Wrath of the Titans")
Año:  2012
Origen:  Estados Unidos / España
Director:  Jonathan Liebesman
Principales intérpretes: Sam Worthington, Liam Neeson y Ralph Fiennes.
Duración:  99 minutos
Calificación: ☻☻☻☻☻☻

Comentario: Javier Parente, para OXIDO.-


jueves, 27 de septiembre de 2012

BlancaNieves y el Cazador


Concurrimos al histórico Cine Teatro Español de la ciudad de Chivilcoy (su inauguración, aunque no venga al caso queremos decirlo, data de 1888, lo cual lo transforma en una auténtica reliquia nacional!) mirando un poco para el costado, dado que no nos sobraba la confianza en esta particular versión de la añeja historia de BlancaNieves. Pero hete aquí que tal dudoso preconcepto era un gran error, porque esta ópera prima perteneciente al joven director británico Rupert Sanders, se transformó en objeto de gran interés apenas transcurridos pocos minutos de las más de dos horas que comprenden el total del rodaje.

Oscura, con señales de pertenecer a un mundo siniestro muy alejado de lo que transmitía el cuento de los Hermanos Grimm en su versión original, esta obra producida por los mismos responsables de otra fábula adaptada a una versión cinematográfica moderna, tal cual fue "Alice in Wonderland", se inicia cuando el Rey Magnus (Noah Huntley), padre de la hermosa BlancaNieves (interpretada por la muy poco convincente Kristen Stewart, pseudo estrellita hollywoodense muy venida a más desde su participación en la saga "Crepúsculo"; un gran motivo para no ir a verla en ningún film donde participe), queda viudo y se enamora de Ravenna (la sudafricana Charlize Theron, una belleza con todas las letras), con la cual se casa al otro día de conocerla, tal su camote.

Ravenna resulta ser una Reina extremadamente perversa, ya que en realidad ella es una hechicera que comanda al llamado Ejército Oscuro. Y tan mala resulta ser, que elimina a su flamante esposo en la noche de bodas. A partir de allí, obviamente, la vida de la pequeña BlancaNieves se transformará en un calvario, permaneciendo cautiva de su fallida madrastra durante quince años.

Ravenna posee como fuente de consulta una especie de Espejo Mágico que le informa que ha dejado de ser la más bella mujer, título que ahora le cabe a su joven prisionera (Espejo, munite de un buen oculista!). Por tal motivo, Ravenna decide absorver su juventud y belleza, cosa que no consigue hacer, porque justo BlancaNieves se escapa y se refugia en el siniestro y lúgubre Bosque Oscuro, lugar al cual Ravenna enviará a Eric (el australiano Chris Hemsworth), un cazador que ha caído en la dejadez y el alcoholismo a causa de la pérdida de su esposa. La Reina le prometerá volver a la vida a su amada, si es que Eric le trae a BlancaNieves de regreso del Bosque Oscuro; pero lo que la pérfida monarca no podrá preveer es lo que ocurrirá tras el encuentro entre su odiada hijastra y el tosco individuo al que acaba de enviar tras ella...

Absolutamente interesante desde el punto de vista visual, el film entretiene y sorprende gratamente en todo momento, pese a los esfuerzos de Kristen Stewart por opacarlo. La trama argumental aporta retorcidas vueltas de tuerca al histórico relato de los Hermanos Grimm, que no dejan de provocarnos muecas de aprobación.

Gran labor de Charlize Theron en su papel de la malvada Ravenna: ella sí parece creerse su papel, lo cual ayuda a que el público también se imbuya en la historia. Chris Hemsworth cumple con lo que le compete sin descollar mayormente; y además, entre el numeroso reparto, podemos destacar la figura del veterano intérprete británico Bob Hoskins, en el rol de Muir, uno de los Siete Enanos.

Como dijimos, el principal atractivo de "BlancaNieves y el Cazador" pasa por lo fotográfico y visual, conformando un producto oscuro, seductor, y por momentos siniestro. Eso y el gancho de su estelar reparto, que aunque incluya a una actriz sin valor interpretativo como Stewart, nadie puede desconocer la fama que ha logrado dentro del público adolescente, que puede tranquilamente transformarse en el principal consumidor de un producto cinematográfico como éste.

Y aunque no sean adolescentes, igualmente no dejen de verla. Vale la pena.

Título:  "BlancaNieves y el Cazador" ("Snow White and the Huntsman")
Año:  2012
Origen:  Estados Unidos
Director:  Rupert Sanders
Principales intérpretes: Kristen Stewart, Chris Hemsworth y Charlize Theron.
Duración:  127 minutos
Calificación: ☻☻☻☻☻☻☻☻

Comentó: Javier Parente, para OXIDO.-

  

martes, 11 de septiembre de 2012

Campamento Castigo


"Campamento Castigo" ("Boot Camp" en el original) es una de esas películas que a veces vemos por casualidad, o porque no tenemos otra mejor a mano, o quien sabe porqué. Lo que seguro no ocurre, es que la veamos atraídos por su fama de buen film, ni nada que se acerque demasiado a ello.

Típica producción de clase B, nos muestra la inverosímil historia (y eso que dicen que está basada en hechos reales) de Sophie, interpretada por la inexpresiva belleza ucraniana Mila Kunis -sin antecedentes fílmicos importantes-, una jovencita con algunos problemas de drogas y de conducta, que averguenza a sus padres. Mejor dicho, a su padrastro, ante la absoluta pasividad de su madre, sometida al carácter férreo de aquél. Harto de los desplantes (justificados, por otra parte) de la joven, como así también de su adicción a las drogas, el padrastro (interpretado por Serge Houde) envía a Sophie a una suerte de centro de rehabilitación ubicado en algún lugar de las islas Fidji, dirigido por un tal Doctor Hail (Peter Stormare). El lugar en cuestión lleva el irónico nombre de Campamento Serenity, y no es otra cosa que una especie de campo de concentración encubierto, donde los jovencitos son fuertemente maltratados desde el punto de vista físico y psíquico, con la finalidad -dudosa- de encarrilarlos nuevamente por la buena senda.

Igualmente la bonita Sophie no quedará abandonada a su suerte en tales latitudes, dado que su novio, Ben (rol jugado por Gregory Smith), demuestra mucho más amor hacia ella que su propia madre, y a sabiendas del sórdido destino de la chica, fingirá ser él también un adicto a las drogas para ser enviado al mismo lugar, en pos de rescatar a su amada.

Como se ve, la trama argumental es muy simple, pero ése no es el mayor problema de esta "Campamento Castigo".  La película sufre de dolencias generales: historia rayana en el absurdo, personajes poco creíbles, flojas actuaciones. Y como corolario, el director canadiense Christian Duguay (también sin antecedentes relevantes) no consigue torcer el rumbo de este barco, que se dirige inexorablemente a encallar en las aguas del aburrimiento. Ni siquiera los escenarios naturales salvan la idea, dado que rara vez nos muestran imágenes que hagan pensar que la acción se desarrolla en Oceanía.

En resumen: todo se hace lento y previsible, y transcurridos los casi cien minutos de rodaje, nos queda la sensación de no haber visto nada. Es tan irrelevante esta "Campamento Castigo", que al otro día probablemente el espectador ni siquiera recuerde de qué se trataba.

Título:  "Campamento Castigo ("Boot Camp")"
Año:  2008
Origen:  Canadá / Estados Unidos
Director:  Christian Duguay
Principales intérpretes: Mila Kunis, Gregory Smith y Peter Stormare.
Duración:  99 minutos
Calificación: ☻☻☻☻

Comentario:  Javier Parente, para OXIDO.-

viernes, 31 de agosto de 2012

Rosario Tijeras (2005)


No menos de una decena de veces hemos tenido la oportunidad de ver esta -para quien les escribe- verdadera joya del cine latinoamericano (Co-producción entre Colombia, México, España y Brasil, para ser exactos). No nos tiembla el pulso a la hora de decir que es una de las películas más fascinantes de los últimos años, aunque no ingrese en la consideración de las ligas mayores (léase Hollywood y otros puntos símiles). Esta fascinación a la que hacemos referencia tiene sin dudas su sustento en los dos pilares sobre los cuales se cimenta ROSARIO TIJERAS: por un lado, la poderosa presencia escénica de la Rosario en la ficción, Flora Martínez. Y por el otro, el gran trabajo del director mexicano Emilio Maillé, quien curiosamente tiene a ROSARIO TIJERAS como su única incursión en la pantalla grande, al menos hasta ahora.

La historia, basada en el best seller del escritor colombiano Jorge Franco, y narrada con la utilización de permanentes flashbacks que avanzan y retroceden a través de la trama, se sitúa en Medellín, a finales de los años ochenta. Cuenta la vida de Rosario, una mujer tan bella como peligrosa que se mueve en el submundo del narcotráfico como pez en el agua. Su particular oficio es el de sicaria, es decir que asesina por dinero. Proviene de una familia humilde con pasado tumultuoso, de hecho fue violada en dos oportunidades siendo niña: la primera por su padrastro (ante la inacción de su madre) a los ocho años. Y a los catorce, por un sujeto del cual se vengó cortándole los testículos con una tijera de podar.

Ya de adulta, Rosario -interpretada por esta inusualmente hermosa actriz canadiense, hija de padre colombiano, Flora Martínez- junto a su hermano Jonhefe (Rodrigo Oviedo), conocen gente de pésima calaña, y de hecho, trabajan para ellos como asesinos a sueldo. Rosario se encuentra una noche en una disco con dos jóvenes de extracción social muy diferente a la suya; uno de los cuales, Emilio (Manolo Cardona) se siente fuertemente atraído por ella. Se conocen, y pasarán a vivir una desenfrenada relación basada casi con exclusividad en el sexo. Pero pronto será el otro joven, Antonio (muy bien interpretado por el español Unax Ugalde), quien tomará enorme importancia para Rosario, transformándose sucesivamente en su amigo, su confidente, y algo más.

Las preciosas imágenes de la Medellín de hace dos décadas cobran un papel superlativo en ROSARIO TIJERAS. De día o de noche, las subyugantes tomas que Emilio Maillé nos muestra, van dejando ver que la vida de los personajes late al compás de esas luces titilantes de la ciudad nocturna, de los hermosos amaneceres que van naciendo detrás de ella, o en la inquietante violencia que emana de los barrios bajos desde los cuales han surgido Rosario, sus familiares y amigos. Excepto Antonio y Emilio, claro.

Honestamente, nos pareció una de las películas más conmovedoras que hayamos visto. Las actuaciones de Flora Martínez y de Unax Ugalde son excelentes, dotando ella a su Rosario de desgarradora visceralidad; y él a su Antonio de creíble inocencia. La lucha de Rosario por escapar de su irremediable destino, y de hallar un verdadero amor en medio de cientos de hombres que pugnan por poseerla, es francamente emocionante.

La tensión y la violencia se palpan, se perciben casi permanentemente, a lo largo de las más de dos horas que dura la cinta. Dos horas que se pasan volando, tal es el hipnótico efecto que la película produce. Inclusive, es interesante su visión más de una vez, para terminar de comprender cada pequeño detalle del guión que pudo haberse escapado en medio de tantos flashbacks, idas y vueltas.

Mucho más que recomendable, la experiencia de ver ROSARIO TIJERAS nos deja una curiosa mezcla de sentimientos: amargura ante lo impiadoso de las vidas de algunos personajes, fascinación por el desfile de sugestivas imágenes, admiración por el talento y el porte de Flora Martínez, y un inmediato deseo de volver a ver el film, una y otra vez.

Título: "Rosario Tijeras"
Año: 2005
Origen: Colombia / España / México / Brasil
Director: Emilio Maillé
Principales intérpretes: Flora Martínez, Unax Ugalde y Manolo Cardona.
Duración: 126 minutos
Calificación:☻☻☻☻☻☻☻☻☻☻!!

Comentó: Javier Parente, para OXIDO.-

     

lunes, 20 de agosto de 2012

Aguirre, la Ira de Dios (1972)



Werner Herzog nació en septiembre del 42' en Munich. Afamado escritor, productor y director, fue elevado hace ya tiempo a la honorífica categoría de "objeto de culto" por cinéfilos de todo el orbe. Creador de fascinantes joyas cinematográficas como "Nosferatu", "Fitzcarraldo", o la película que aquí vamos a reseñar -"Aguirre, la Ira de Dios"-, su nombre se asocia usualmente al de su gran actor fetiche (algo así como el Johnny Depp de Tim Burton, para que nos entendamos), el maravilloso y singular Klaus Kinski.

Kinski, nacido como Nikolaus Nakszynski en 1926 en Sopot, Polonia, ha sido uno de los más inusuales personajes de la historia del cine. Violento e irascible, su fama de individuo problemático alcanzó los mismos ribetes que la de actor. Es sabido de la pésima relación que lo unía a Herzog, con quien llegaron a amenazarse mutuamente de muerte durante esta filmación. La opinión que Kinski tenía del alemán era la peor, pero eso no impidió que juntos crearan algunas inolvidables gemas del séptimo arte. Como la que nos ocupa, la primera película que rodaron en sociedad.

"Aguirre, la Ira de Dios" fue filmada íntegramente en escenarios naturales del Perú, y muchas historias se tejieron en torno a ella. Que fue rodada con una cámara de 35 milímetros robada por Herzog de su escuela, que varias escenas no fueron ensayadas y los actores reaccionaban espontáneamente ante las situaciones que se planteaban, que Kinski hirió de gravedad en la cabeza a un asistente con una espada, y a un extra le voló un dedo de una mano de un tiro, que fue mordido de verdad por un mono en la escena final... O sea, toda clase de situaciones increíbles y fuera de lo común, que alimentaron la leyenda de "Aguirre" a través de los años, hasta transformarla en un preciado film de culto.

La historia se desarrolla en el siglo XVI y muestra a una expedición española, años después de la destrucción del Imperio Inca, bajando desde el Perú hacia el Río Amazonas, en afanosa búsqueda de la Ciudad de Oro, Eldorado. Dichos expedicionarios son liderados por Gonzalo Pizarro (Alejandro Repullés). Ante las innumerables dificultades del viaje, Pizarro comisionará a cuarenta de sus hombres para que naveguen a través del río en búsqueda de comida, de nativos mínimamente inteligentes, y del camino correcto hacia Eldorado. Don Pedro de Ursúa (interpretado por el mozambiqueño Ruy Guerra) es puesto al comando de este sub-grupo, quien pronto será traicionado y derrocado por el irascible e inescrupuloso Don Lope de Aguirre (Kinski, obviamente). La fiebre y la locura de Aguirre por llegar a la mítica Ciudad Dorada conducirá a los españoles a una desquiciada aventura selvática repleta de dificultades y peligros.

Varios detalles podrían dar a pensar que el producto no estaba llamado a pasar a la historia (algunos ya expuestos más arriba), sumados a errores (errores...?) casi amateurs en la filmación (como por ejemplo, el de la escena en la cual el improvisado carruaje en el cual llevan a Doña Inéz -Helena Rojo-, prometida de Don Pedro de Ursúa, se tambalea en el lodazal de fango, y una mano que aparece desde un costado -la de Herzog!- ayuda a los indios que la transportan). Pero nada de ello logró éxito en su conspiración contra el aura que rodeó a esta obra, agigantada por el paso de cuarenta años desde su estreno.

Ya desde la escena inicial, con los cientos de conquistadores bajando hacia el río por las montañas peruanas, el film impacta y estremece. La banda sonora es digna cómplice de las shockeantes imágenes plasmadas por la cámara robada por Herzog. La artesanal visceralidad de las acciones en medio del barro y de la impenetrable selva amazónica, son imposibles de lograr en el cine de hoy día. Se necesitaría esa cuota de magia que "Aguirre" sin dudas transmitía. Y grandes responsables de tal magia son la incompatible dupla Kinski - Herzog. El primero de ellos, dotando a Don Lope de Aguirre de una insanía descollante. El gran actor polaco transformó a su expedicionario español en una leyenda. Mientras que la brillantez de Herzog para crear climas y atmósferas ominosas, no tiene parangón.

Inquietante, movilizadora, imposible de olvidar. Una de las más valiosas joyas dentro del arcón donde se guardarían imaginariamente los mayores tesoros cinematográficos de todos los tiempos.

Título: "Aguirre, la Ira de Dios" ("Aguirre, der Zom Gottes")
Año: 1972
Origen: Alemania
Director: Werner Herzog
Principales intérpretes: Klaus Kinski, Helena Rojo y Del Negro.
Duración: 93 minutos
Calificación:☻☻☻☻☻☻☻☻☻☻!!

     

martes, 7 de agosto de 2012

Inmortales


Imposible no trazar un paralelo entre esta obra del director indio Tarsem Singh con "Furia de Titanes", del francés Louis Leterrier. Ambas son un alarde de gran tecnología visual, las dos se basan en casi los mismos personajes de la Mitología Griega, las dos cuentan con intérpretes de primer nivel en sus repartos, se estrenaron con poco tiempo de diferencia... y las dos son productos bien logrados, muy entretenidos.

En "Inmortales" la trama gira en derredor del Rey Hyperión (Mickey Rourke, viviendo esta nueva etapa de éxitos en su recuperada carrera... y vida), monarca sumamente poderoso y de extrema crueldad, quien no vacila en arrasar todo a su paso, valiéndose de un ejército de soldados con los rostros desfigurados por él mismo. Este raid de muertes se desarrolla a través de la Antigua Grecia. Hyperión busca una formidable arma llamada el Arco de Epiro, que le representaría el poder suficiente para aniquilar a Zeus (Luke Evans) y a los demás Dioses del Olimpo, liberando a los Titanes que han sido hechos prisioneros en los Montes Tártaros, a manos de los mencionados Dioses.

Hete aquí que Zeus no puede intervenir -por su condición divina- en los problemas de la humanidad, por eso no puede detener por sí mismo las actividades de Hyperión. Pero discretamente elegirá a un valiente joven llamado Theseus (papel jugado por el británico Henry Cavill), quien se las verá en la casi imposible tarea de evitar que el brutal Hyperión logre hacerse del maravilloso arco forjado por el Dios Ares.

La película es intensa, visceral. Hay escenas que conmueven desde lo brutal, como por ejemplo aquélla en la que Hyperión le da a entender al desertor Lysander (Joseph Morgan) qué es lo que va a pasarle por ser traidor, pese a que Lysander se ha pasado a su bando... nos puso la piel de gallina el desenlace de esa acción!. Mickey Rourke es plenamente convincente en su caracterización del atroz Hyperión, y le otorga una crueldad inusitada al desquiciado monarca. No puede decirse lo mismo de su co-estrella Henry Cavill, quien ni por asomo tiene los kilates escénicos del astro norteamericano.

Visualmente el film es impactante, como todo producto de fantasía pergeñado en estos tiempos, en los cuales los efectos visuales son amos y señores. Nos viene a la mente "300", revolucionario filme -desde lo estético- que comparte productores con ésta "Inmortales". Para el director Tarsem Singh, "Inmortales" es la tercera producción que lo muestra tras las cámaras. Su labor ha sido correcta, la película pasa sobradamente todas las pruebas... excepto quizás, la de la coherencia entre las características de estos personajes en la Mitología Griega y lo que la película muestra. Aseguran los conocedores y estudiosos que lo que el film presenta (en referencia a algunos protagonistas) poco y nada tienen que ver con lo que la historia narra. Pero en fin... dificultamos que todos los fanáticos de este tipo de películas sean a su vez doctos en Mitología... Por ende, a disfrutarla, que vale la pena.

Título: "Inmortales" ("Immortals")
Año: 2011
Origen: Estados Unidos
Director: Tarsem Singh
Principales intérpretes: Henry Cavill, Mickey Rourke y Stephen Dorff
Duración: 110 minutos
Calificación: ☻☻☻☻☻☻☻

Comentario: Javier Parente, para OXIDO.-

miércoles, 18 de julio de 2012

Skinwalkers (Hombres Lobo)


Otra película de hombres lobos... Otra más, perteneciente a un sub-género del cine de terror, donde encontrar a esta altura originalidad, se transforma en una total utopía... Pero bueno, esto no amedrentó al director James Isaac (recientemente fallecido, en marzo de 2012, a la edad de 51 años), quien se munió de un par de elementos de interés para poder remontar la natural repetitividad de este tipo de films. Los más significativos -y obvios- de esos elementos radican en el atractivo físico de algunos de los principales intérpretes: Natassia Malthe, Jason Behr y Rhona Mitra. El cine entra principalmente por los ojos, y lo que es agradable a los ojos siempre suma. Qué mejor que reclutar figuras gancheras desde lo físico y con abundante sex appeal para todos los gustos, como los mencionados...?

La historia gira en torno a Timothy (Matthew Knight), un pequeño de doce años que es buscado afanosamente por un grupete de feroces -y sensuales, no olvidar!- hombres lobos capitaneados por Varek (el musculoso carilindo Jason Behr, quien hace lo que puede con su papel, y trata de demostrar que es algo más que un rostro puesto allí para atraer al sexo femenino). Varek y sus secuaces, entre quienes aparece la escultural noruega Natassia Malthe ("40 Días y 40 Noches", "Halloween Resurrection", "Elektra"), una especie de monumento a la sensualidad, llevan adelante una cacería para terminar con la vida del pequeño, antes de su cumpleaños número trece, porque según reza una antigua leyenda navaja, el infante está predestinado a exterminar la maldición de los "skinwalkers" del título, en el momento preciso en que deje de tener doce años.

Igualmente, el purrete no está solo a merced de los licántropos, sino que es protegido por su madre humana Rachel (otra actriz tan física como Malthe, la británica Rhona Mitra -"Beowulf la Leyenda", "El Hombre sin Sombra", "Underworld, la Rebelión de los Licántropos"-) y por unos pocos parientes y amigos, los cuales, atención: también son skinwalkers! Pero eso sí: quieren dejar de serlo, a diferencia del grupo liderado por Varek. Por lo cual, que Timothy llegue a cumplir sus trece añitos, se puede decir que favorece a sus deseos, contrariamente a lo que pretenden sus parientes más agresivos.

Bien, en cierto modo podemos reconocer que algunos aspectos del argumento tienen su costado de originalidad, pero el problema es que casi nadie se cree su papel, ni logra transmitir muchas emociones al espectador. No emociones cinematográficas, claro está. Por ahí si de las carnales, cada vez que vemos a la escandinava Malthe vestida como aparece en la mayoría de las escenas. O como las que seguramente las damas que vean este film experimentarán cada vez que observen los aceitosos músculos de Jason Behr...

En tren de rescatar actuaciones, seguro que la de Rhona Mitra es la más convincente. Es una buena actriz la londinense, más allá de su innegable belleza. Está acostumbrada a hacer películas de acción, y casi siempre sale airosa en su tren de imprimirle fuerza y expresión a sus personajes. Otro que cumple aceptablemente es el canadiense Elias Koteas, intérprete de Jonas, el tío de Timothy. Que es otro skinwalker, no nos olvidemos: Timothy es mitad humano, mitad hombre-lobo; y Jonas es el hermano del padre del jovenzuelo, que es... sorpresa, claro que no lo diremos, vean la película!

Los efectos especiales -supuestos puntos fundamentales del cine de fantasía, terror o ciencia ficción actuales- no pasan de discretos, para estar a tono con la obra en general. La vuelta de tuerca del final tampoco es demasiado imaginativa, por ende nos encontramos ante una producción chata en general, a la cual solamente salvan... los elementos visuales que enumerábamos en el primer párrafo...

Título: "Skinwalkers" ("Hombres Lobo")
Año: 2006
Origen: Canadá / Estados Unidos / Alemania
Director: James Isaac
Principales intérpretes: Rhona Mitra, Jason Behr y Natassia Malthe
Duración: 110 minutos
Calificación: ☻☻☻☻☻
.
Comentó: Javier Parente, para OXIDO.-

martes, 17 de julio de 2012

Colombiana


"Colombiana" (absurda y ridículamente rebautizada en Argentina como "Venganza Despiadada"... harán cursos de estupidez a la hora de cambiarle los títulos a las producciones extranjeras?) nos trajo inmediatamente a la mente algunos puntos en común con "Rosario Tijeras", gran película oriunda de aquél país protagonizada por Flora Martínez. Inferior a nuestro gusto a aquélla, "Colombiana" nos muestra la historia de Cataleya, rol interpretado por la oriunda de New Jersey, Zoe Saldana. Cataleya pierde a sus padres siendo niña, asesinados por miembros de un cartel de drogas liderados por un gángster llamado Don Luis Sandoval (Beto Benítes). A este mismo cartel pertenecía el padre de Cataleya, a quien Don Luis manda a matar por considerarlo un potencial traidor. Este hecho acontece a principios de la década del 90 en Bogotá.

Tras este quiebre en su incipiente vida, Cataleya logra escapar milagrosamente (en una acción absolutamente inverosímil del film) de los asesinos de su padre, dirigiéndose a la ciudad de Chicago (sola...? Otro pasaje muy poco creíble...) en búsqueda de su tío, quien la recibe con los brazos abiertos. Muy pronto, Emilio -el tío- (personaje a cargo de Cliff Curtis) se dará cuenta de que en el corazón de Cataleya anida un frío y poderoso deseo de matar, de transformarse en una asesina profesional. Y eso es lo que le pide a Emilio que la ayude a convertirse.

Mientras crece y se perfecciona en el arte de quitar la vida a terceros, Cataleya irá haciendo "trabajos especiales" (léase crímenes a sueldo) para su tío, quien por supuesto, tampoco está al margen de este submundo de personajes que se mueven fuera de la ley. Pero a su vez, la joven buscará acercarse a Marco (el español Jordi Mollá), quien fuera el autor material del crimen de sus progenitores; y al mismo Don Luis Sandoval, obviamente para terminar con sus vidas. Estos riesgos que Cataleya va tomando, alteran los nervios de Emilio, quien ve venir un futuro negro para lo que queda de su familia...

"Colombiana" es un entretenido producto del cine de acción, pero contaminado por demasiadas escenas absurdas e inverosímiles... Suponemos que esto debe haber sido concretado a conciencia por el director Olivier Megatón ("El Transportador III"), porque hacerlo mejor hubiese costado poco esfuerzo. A nuestro juicio, estas resoluciones exageradamente ficticias de algunos momentos del filme, juegan absolutamente en contra del producto final. Cabe destacar que el creador del guión es Luc Besson, afamado y prestigioso guionista, productor y director francés. De ahí que sorprendan un poco estas notorias falencias.

Los actores principales están correctos en sus respectivas labores. Zoe Saldana (cuyos antecedentes fílmicos  más reconocidos fueron "Piratas del Caribe: la Maldición del Perla Negra", "La Terminal" y especialmente "Avatar") es una joven actriz americana de frágil aspecto y rostro indudablemente seductor, quien da vida a una convincente Cataleya adulta. Como dijimos, el catalán Jordi Mollá interpreta al asesino Marco, mano derecha de Don Luis Sandoval, y pone su expresivo rostro al servicio del mismo. Y el británico Lennie James es el agente especial James Ross, quien investiga las muertes detrás de las cuales Cataleya va dejando su sello personal.

En resumen, un film interesante y nada aburrido, que no termina de transformarse en una gran película por los detalles antes apuntados, que distan de ser menores. El guión es simple pero no efectivo, dados sus varios pasajes de inverosimilitud. Para qué hacerlo increíble, si lo contrario estaba al alcance...?

Título: "Colombiana"
Año: 2011
Origen: Estados Unidos / Francia
Director: Olivier Megatón
Principales intérpretes: Zoe Saldana, Jordi Mollá y Lennie James.
Duración: 108 minutos
Calificación: ☻☻☻☻☻☻☻