Han leído nuestros comentarios:

domingo, 11 de julio de 2010

Diabólicas

Remake americana de un aclamado film francés de 1955 ("Les Diaboliques", estelarizado por Simone Signoret), este "Diabólicas" (también conocido como "Diabolique"), del año 1996, me ha encantado ya desde la primera vez que la ví, varios años atrás, en formato VHS. Habiendo conseguido ahora la versión DVD y pese al tiempo transcurrido, el efecto ha sido bastante similar. Debo admitir que la participación de una actriz fetiche de mi adolescencia, la francesa Isabelle Adjani (a quien hemos idolatrado en "Nosferatu el Vampiro", "Un Verano Mortal" -erróneamente titulada en Argentina como "Verano Caliente"- o "Camille Claudel"), tiene algo que ver con ello.

La trama gira en torno a un sórdido asesinato llevado a cabo por dos mujeres; en este caso del marido de una de ellas, y al mismo tiempo amante de la otra. Este hecho en pleno conocimiento de ambas, vale aclararlo.

Mía Barán (Isabelle Adjani) es la co-directora de un establecimiento educativo de alta alcurnia. Es una mujer frágil y enferma (con problemas cardíacos), maltratada y chantajeada económicamente por su esposo, Guy Barán (Chazz Palminteri, entre cuyos trabajos encontramos "Jade", "Push" o "Jolene"), co-director del colegio, un individuo abusivo y sádico. El trío central se completa con la profesora Nicole Horner (interpretada por la ultra famosa Sharon Stone, estrella de "Las Minas del Rey Salomón", "Bajos Instintos", "Rápida y Mortal" y "Gatúbela", entre muchas otras), quien es la tercera en discordia y amante del mencionado sujeto, y que algunas veces también soporta violencia física a manos del mismo.

Hartas de las actitudes de Barán, su esposa y su amante proceden a hurdir el plan para eliminarlo, lo cual finalmente consiguen (o creen conseguir?) ahogándolo en una bañera. No sin esfuerzo, logran extraer el cadáver de la casa y lo llevan hasta el predio escolar, donde deciden ocultarlo en la pileta del lugar, que es bastante grande y para esa época del año está llena de agua turbia y sucia, la cual supuestamente ocultará el cuerpo por espacio de un par de días, hasta que éste emerja naturalmente a la superficie. La idea de las asesinas es mostrarse consternadas por la desaparición de Barán, y que finalmente la justicia crea que murió ahogado al caer borracho en la pileta.

Todo se complicará cuando el cadáver de Barán no sea hallado en el interior de dicha pileta, y su esposa comience a recibir inquietantes señales de que aún está con vida. De allí hasta el final, el argumento nos mostrará un par de vueltas de tuerca que contribuyen a fortalecer el buen guión.

Es muy lograda la labor actoral del trío principal: Stone en su rol de amante decepcionada y mujer avasallante a la vez, dueña de un fuerte carácter que contrasta con la notable debilidad emocional y fragilidad física de la subyugante Adjani. La francesa es dueña de una de las miradas más sugestivas y expresivas del cine de todos los tiempos, y su rostro debe ser el más apto que hayamos visto para adecuarse al sentimiento de sufrimiento y tristeza.
Palminteri también aparece como muy convincente en su rol de marido y amante, desconsiderado y cruel.

A nuestro juicio (contrario al de varias críticas que tuvimos oportunidad de leer), el trabajo del director canadiense Jeremiah Chechik ("Los Vengadores") es bueno y ayuda a hacer de "Diabólicas" una película con muy buen suspenso, enmarcada en un ambiente oscuro y opresivo. La atmósfera de los años 50' está óptimamente recreada, y la sugestiva fotografía realza el hábitat donde se desarrolla la acción.

En suma, "Diabólicas" nos ha parecido un thriller altamente recomendable, sin pretender que esté a la altura de la versión original, pero atrapando al espectador por méritos propios.

Título: Diabolique - Diabólicas
Año: 1996
Origen: Estados Unidos
Director: Jeremiah Chechik
Principales intérpretes: Sharon Stone, Isabelle Adjani, Chazz Palminteri y Kathy Bates
Duración: 107 minutos
Calificación: 9 puntos.

Comentó: Javier Parente, para OXIDO.-

martes, 6 de julio de 2010

Misión: Imposible II

Realmente nunca le había dado demasiada bolilla a estas remakes cinematográficas de la vieja serie de los dorados 60's. Pasándolas en limpio, la primera de ellas fué filmada en 1996, ésta que nos ocupa en 2000, la tercera devino en 2006, y actualmente se encuentra en fase de pre-producción la cuarta parte de la saga, prevista para 2011. Siempre con el carilindo Tom Cruise a cargo del rol principal, el del espía Ethan Hunt. Además de ocuparse -al menos en ésta segunda entrega que vimos tardíamente en formato DVD- de labores de producción.

La acción -totalmente independiente de la primera parte- nos muestra a un grupo de inescrupulosos individuos, liderados por un agente secreto renegado, Sean Ambrose (rol jugado por el escocés Dougray Scott: "Otras Nueve Semanas y Media", "Agua Turbia", "Amas de Casa Desesperadas"), apoderándose de un virus letal denominado "Quimera" -que tiene la mortal facultad de exterminar a un ser humano en poco más de un día-, y de su antídoto (denominado "Belerafonte"). Los sujetos planean hacer dinero a gran escala diseminando la enfermedad, para posteriormente poder comercializar el antídoto.

Aquí es cuando es convocado el mejor espía del orbe, Ethan Hunt, quien se asociará a una ladrona sumamente avezada (y ex amante de Ambrose, de la cual él está perdidamente enamorado) llamada Nyah Nordoff Hall (papel protagónico a cargo de la subyugante actriz inglesa Thandie Newton, a quien vimos en "Entrevista con el Vampiro", "La Verdad Acerca de Charlie", "Las Crónicas de Riddick" o la reciente "2012"). Ambos procurarán llegar a la destrucción del virus Quimera y la posterior aprehensión del espía desertor.

Esta remake de la antigua serie de TV respeta algunos slogans y clichés de la misma, tal como la escena en la que le son enviadas sus instrucciones (al principio de la acción) a Hunt, a quién se le advertirá que "el mensaje se autodestruirá en cinco segundos" posteriormente a su comunicación. Sólo que en vez de ser una vieja grabación en cinta, dicho mensaje le llega al agente a través de unos modernísimos anteojos, con imágenes incluídas.

La recordada y famosísima música creada por el gran compositor argentino Lalo Schiffrin se encuentra -obviamente- presente (Qué gran error hubiese sido cambiarla, no?), en una versión también adaptada a estos tiempos por Hans Zimmer.

La película es en sí muy entretenida, aunque carece de la magia de la vieja serie, dado que aquí se le dá prioridad a mostrar las exageradas habilidades de Ethan Hunt, puestas de manifiesto en alocadas acciones repletas de efectos especiales y escaso sentimiento.

Los actores juegan correctamente sus papeles, los cuales no exigen grandes capacidades interpretativas. Thandie Newton aporta belleza y exótica sensualidad, aunque un rostro no del todo expresivo. Para Tom Cruise, dá la sensación de que es tan sólo un mero trámite ponerse en la piel de Ethan Hunt.

La dirección está a cargo del chino John Woo, responsable de pocas obras reconocidas ("Hard Target: Operación Cacería", probablemente una de ellas). Su trabajo no pasa de discreto, al menos desde nuestra óptica. El desenfreno de la acción le quita peso y efecto al producto final.

Resumiendo: sólo recomendable para los amantes del entretenimiento fácil y superficial, que busquen nada más que pasar un par de horas amenas dentro de una sala, o frente a un reproductor de DVDs.

Título: Mission: Impossible II - Misión: Imposible II
Año: 2000
Origen: Estados Unidos / Alemania
Director: John Woo
Principales intérpretes: Tom Cruise, Thandie Newton y Dougray Scott.
Duración: 123 minutos
Calificación: 7 puntos.

Comentó: Javier Parente, para OXIDO.-